Sacar Partido ...

Descartada la teoría de la conspiración por la propia comunidad científica, la que indico que nada tiene que ver la causa de nuestra realidad actual con un supuesto oscurantismo. Nos vemos obligados a ir a lo esencial del punto, desterrando cierto nivel de desconfianza que sumaba más terror a nuestros días. Hay algunos trasnochados que son especialistas en hacer mas dramática la película de lo que ya lo es, tratemos de no darle lugar a esas lineas argumentales.


La realidad es que estamos todos atrapados en el encierro y en la temática. A estas alturas no sé que es mas preocupante, sobre todo para nuestra salud mental. Les propongo desconectar un poco más del afuera, mirando hacia adentro, buscando un nuevo ritmo que defina nuestros días, intentando ser creativos en lo que podamos y nos salga.


Pienso que tenemos una oportunidad y que sería muy torpe de nuestra parte, pasar estos días sin sacar nada bueno de ello. Vamos hacia un mundo distinto?, esa es la gran pregunta, no sabemos si mejor o peor pero algo va a cambiar seguro. Igual deberíamos focalizarnos en nosotros, no en cambios macro estructurales que tampoco podemos manejar, pensemos en lo micro, en nosotros en lo que tenemos próximo.


Por estos días descubrimos que hay algo vital que es el contacto, algo que por natural dábamos por descontado, algo que creíamos imposible de perder y sin embargo un día nos vimos privados de ello. Este aislamiento puso en evidencia que tener prohibo ese contacto con los otros nos jaquea.


Algo del ser relacional nos pone en situaciones de desventaja y nos hace permeables a cuestiones y aspectos que nos inquietan. Necesitamos reflexionar sobre “cosas” que son esenciales de la humanidad, valores, creencia. Separar la paja del trigo y quedarnos con lo verdaderamente importante, volver a repasar nuestra lista de prioridades y necesidades básicas.Comprender que no hay tiempo para todo, que la finitud humana esta presente y que debemos ser capaces de salir de situaciones cómo esta volviendo a lo importante .


A veces pienso que esto es un aprendizaje global, sin embargo no estoy segura de que vayamos a salir mejores de todo esto, porque básicamente no creo que sucede por generación espontánea, debemos ser capaces de reflexionar sobre ello, sino simplemente será un pasar de días descontando en el almanaque. Los efectos tampoco se verán al instante, algunos quedaran con efectos residuales y al pasar del tiempo seguramente habrá transformaciones.


Otra cosa buena de todo esto es que, en un mundo en el que íbamos a mil lo impredecible sucedió y nos regala de una manera muy particular tiempo. El punto es que hacemos con ese tiempo. Nos deprimimos? , nos revelamos torpemente ?, o lo usamos productivamente para hacer cosas que habíamos postergado , para darnos un espacio a la creatividad, a la posibilidad de conectar con nosotros y nuestros deseos.


Si hay algo que no podemos hacer con este tiempo es acelerarlo, las cosas se darán a una velocidad que no podemos manejar tenemos que ser capaces de transformar ese tiempo en un valor.


Ser capaces de hacer ese viaje interior del que muchas veces hablamos cuando salimos al mundo a conocerlo, pero esta vez el viaje es a través de nosotros mismos. Es un tiempo de preguntas para buscar respuestas que nos debemos dar nosotros mismos, sobre lo que somos, lo que hacemos, cómo estamos viviendo, y a atravesando nuestra vida. Este tiempo es ideal para ir a lo profundo.

Desde nuestro lugar el que hoy nos toca, nuestro compromiso es con nuestra comunidad tratando de seguir alentándolos en el camino de pasar esta prueba, generando contenidos, tratando de estar presentes, alentando y dando esperanzas. La vida nos pone muchas veces a prueba lo extraordinario, esta vez, es que todos estamos siendo puestos a prueba bajo las mismas circunstancias y al mismo tiempo, esperamos que esa comunión nos salve.

23 vistas