VIAJES: La sensación de extrañar

Actualizado: jul 6

Siempre decimos que el viaje inicia dentro tuyo, porque creemos que es así, tiene que ver no sólo con un postulado, ese concepto es esencial en nuestra identidad, porque es un punto de encuentro, de compartir pilares que constituyen esta comunidad, que le dan forma a los que somos definiendo a partir de ahí nuestra esencia como desarrollo.


Un viaje suele ser la respuestas a muchas preguntas, las que conocemos y las que vamos a descubrir en el trayecto. Un viaje es sentir que el tiempo es corto, quizás más de lo habitual, y se nos presenta ante nuestros ojos como una ventana que nos abre otra forma de ser. Viajar es, entre otras cosas, una oportunidad única para conocer, pero sobre todo para conocerse uno. Quizás no lo entiendas mientras sucede pero lo comprenderás después, en el regreso.

Extraño viajar, con la seguridad de estar a merced de mis propias motivaciones, extraño esa sensación de no pertenecer, la increíble circunstancia de ser por un rato, el extranjero, el que no tiene más plan que su propio plan. Sin mayores referencias que uno mismo, siendo despojado de todo, un alma que deambula por ahí, ávida de descubrir lo que se presente.

Cuando viajo mi mirada se transforma, redescubro lugares, me permito maravillar con lo que sucede ante mí. Cuando viajo estoy atenta a todo (más de lo habitual), por miedo a perderme algo, con el afán de penetrar por un momento la realidad de ese espacio desconocido que transito.


Extraño cada sensación de vivir esa experiencia, de compartirla con otros, de conocer, anticipando la llegada o sin noción de dónde iré a parar, extraño la sensación de estar plena viviendo el momento. Sabiendo que aquellas pequeñas cosas trascenderán, por el simple hecho de formar, desde ese instante un recuerdo, que hará de esos días algo inolvidable para mí.

Extraño sumar localizaciones al mapa de mis viajes, y esa sensación de refugio personal. Extraño la posibilidad de seguir presente en esos nuevos escenarios que me permiten ser otra, en el breve tiempo que dure mi ausencia en el lugar que habito.

Desde lo colectivo se que todos estamos en la misma, en esa sensación de querer volver no importa donde, de ir …. , hacia algún lugar, a ese sitio pendiente, quizás eternamente pendiente, o a nuestro lugar favorito.

Viajar entonces, es sin dudas una causa común que todos tendremos pendientes en el listado de asuntos imprescindibles, de a poco deseo que volvamos tímidamente a apostar a abrir esa puerta . Hoy siento más que nunca que viajar es, en algún punto, regresar.


69 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo