Vacaciones: con o sin Running ?

Por lo general nuestros días están atravesados por las obligaciones, los compromisos y las responsabilidades que nos corren a lo largo de todo el año. Algunos se levantan, salen a correr, van al trabajo, cuidan a sus hijos. Otros, en cambio: se levantan, desayunan tranquilamente, van al trabajo y es al salir cuando acostumbran a ir a correr. La cuestión es que la rutina de uno u otra manera condiciona nuestra vida.



Qué pasa en esa época del año en la que la rutina nos abandona, o nosotros abandonamos la rutina y decidimos tomarnos un tiempo (hablamos de aquellos privilegiados que podemos hacerlo). Salir ir algún lugar, cambiar el aire y disponernos a descansar. ¿También debemos descansar del running?


La respuesta a esta pregunta es muy particular. Es decir, cambia del 'sí' al 'no' en función de cuál sea la carrera que preparemos, de cuál haya sido la última prueba en la que hayamos participado...de las ganas, la compañía, en fin, de nuestras decisiones y elecciones.

Desconectar puede ser beneficioso para que el cuerpo descanse y se recupere; y así evitar posibles futuras lesiones. Pero algunos podrían decir también, es mejor no dejar de correr del todo para que los avances y progresos no se pierdan.


Si la respuesta es: vamos a descansar, una opción totalmente valida, la nota se terminaría acá así que nosotros seguimos con los que responderían que no, que van a seguir corriendo durante las vacaciones. Así que vamos con algunas recomendaciones, los otr@s ya la tienen clara y fácil.


Por supuesto que como primera medida todos somos conscientes de que, probablemente, no podrás entrenar como siempre, pero vamos a intentar en la medida de las posibilidades armar un plan que nos permita seguir con nuestro entrenamiento o más bien con el placer de seguir corriendo.


1. Aprovechar las Horas Muertas

Generalmente las vacaciones son en compañía puede pasar que no, y en este punto todo se resuelve más fácil, pero si te pasa como a la mayoría, no queda otra que adaptarse a los planes turísticos que son los que deben prevalecer, porque son el motivo principal de la movida.

La opción más práctica es que te levantes un poco más pronto por la mañana para salir a correr. Así ya te quitarás de encima el entrenamiento y podrás estar todo el día tranquilo haciendo lo que quieras. Si no eres muy de madrugar, también puedes aprovechar la hora de la siesta o salir a última hora de la tarde. Ahí es cuando se suele volver al hotel a descansar y refrescarse un poco antes de salir a cenar.


2. Turismo y Running una combinación posible

Si hay alguna zona concreta de una ciudad que quieres conocer, puedes hacerlo corriendo. Planifica tu ruta por un circuito turístico que te permita recorrer la ciudad o el barrio y visitarlo mientras entrenas. Por lo general se gana tiempo porque los monumentos y puntos de interés de las ciudades se recorren mucho más rápido. Además, si se hace a primera hora de la mañana podrás ver estos puntos de interés sin tener que andar esquivando a enormes grupos de turistas. La ciudad será prácticamente para ti.

La otra ventaja, de esta opción es que después podrás ser guía de turismo de tus acompañantes, eso en ocasiones puede resultar incluso un programa divertido. Otra opción si no quieres salir solo es que cuentes con algún gimnasio cerca o dentro del hotel, por ahí esta alternativa es menos aventurera pero más práctica.


3. Corre sin matarse en el intento…

Una cosa es que no queramos perder la forma durante las vacaciones y otra que nos obsesionemos con el tema. Nuestra recomendación es que no corras con metas durante esos días y que bajes tus expectativas. Puedes cambiar el ritmo, probar a correr por la playa o simplemente correr sin marcarte distancias y bajando la intensidad.


4. Ir con el atuendo correspondiente

Aunque te informes sobre el clima del lugar que vas a visitar, lo mejor es que no te confíes y que lleves todo tipo de ropa deportiva para anticiparte a los imprevistos. Nunca sabes si además del frío o del calor. Por eso es mejor ir bien preparado y que no tengamos que quedarnos sin entrenar por no haber sido precavidos a la hora de preparar la valija


5. Correr Acompañado

Si viajas con tu pareja, familia o amigos quizá sea el momento de conseguir que alguien se una a tu pasión y empiece a correr. Muchas veces la gente no se anima por falta de tiempo, de información, esta puede ser una posibilidad de sumar a alguien y darle la posibilidad de compartir algo más contigo.


En definitiva, salir a correr durante las vacaciones es una buena forma de descubrir ciudades. Además, si tu objetivo en cuanto a carrera se refiere está cerca, no debes descansar completamente; pero si acabas de participar en una prueba que llevabas meses preparando, tomarte un respiro tampoco te vendrá mal.


Para aquello que siguieron leyendo la entrada, aunque tengan absolutamente decidido no entrenar o no correr durante las vacaciones, recuerden que el regreso después del Stand by sin rutina, con descontrol alimenticio y grandes siestas panza arriba requerirá de grandes pruebas de adaptación de la rutina. Pero esto es solo un comentario. Cada uno vive la vida como le parece. Felices Vacaciones.!

33 vistas