Un Nuevo Mundo frente a Nosotros Parte 1: los viajes

Las fronteras, están cerradas y nuestra movilidad muy ajustada a la famosa pandemia. Uno piensa en los próximos meses, y la verdad que sabemos que la vuelta a un montón de cosas tendrá que ser progresiva, algunas más que en otras.



Seguramente va a tocar disfrutar de destinos más cercanos y probablemente con estancias más largas. Quizás a final del invierno se empiece a abrir el turismo regional . Una especie de reinterpretación de las rutinas vacacionales de aquellas familias de las décadas de los sesenta y los setenta, que cargaban el auto para pasar las vacaciones en la casa del pueblo o en el departamento de la costa.


Por supuesto en un contexto diferente ya que nos encontramos con otros niveles de información, oferta y posibilidades para disfrutar de la cultural, gastronómica y la naturaleza. Pero la forma de llegar hasta nuestros destinos y de descubrirlos va a cambiar, al menos temporalmente.


NUEVO ESCENARIO


En nuestra región quizás lo más cercano que vemos son las vacaciones de invierno con algún nivel de incertidumbre en cuanto a cómo nos moveremos, porque en esta primera instancia, viajaremos conviviendo con el virus, nos desplazaremos probablemente menos y con todas las precauciones para evitar contagios.


Pero seguiremos viajando. En el corto plazo, el coche va a ser el transporte estrella y, la gran pregunta es cuando empezará a moverse el tránsito aéreo. Si miramos a Europa que ya esta en otras instancias de salida del COVID19, empresa como Lufthansa ya ha anunciado un vuelo Alemania-Mallorca desde junio y Ryanair que reanudará el 40% de sus operaciones en julio. Para concretar esto los aeropuertos deberán tener implementadas medidas sanitarias, se hablan de medidas como limitar el acceso de acompañantes al aeropuerto y los asientos en las zonas de espera.


Se trabajan en proyectos piloto en los aeropuertos de Atenas, Emiratos Árabes y Singapur. Se están haciendo test a pasajeros, apps para rastrear dónde han estado los últimos 14 días o tomas de temperatura. Se preve que los tiempos de espera y los trámites en los controles serán más largos. Se piensa en una suerte de tránsito sin contacto, en el que las tecnologías sean protagonistas evitando que las personas toquen las cosas, como escáneres que no requieran sacar los líquidos del equipaje de mano o descalzarse.


Dentro del avión, los geles hidroalcohólicos estarán a la orden del día. Con el objeto de aumentar la distancia física, easyJet estudia la posibilidad de dejar libre el asiento central como medida provisional. Los protocolos de desinfección se intensificarán, se eliminarán la mayoría de los servicios a bordo y el personal de vuelo se someterá a test y llevará mascarillas.


Empresas como Lufthansa, American Airlines, Vueling, Iberia o KLM / Air France recuerdan a los pasajeros que todos tendrán que usarlas, y que hay que traerlas de casa.


Por otra parte las compañías aéreas y navieras están flexibilizando como nunca el cambio de billete para que el potencial turista pierda el miedo a hacer una reserva, con reembolsos al 100% de los billetes con duración de un año , otras permitiendo reprogramar fecha sin coste hasta el 31 de diciembre. Muchas empresas de cruceros ofrecen a los afectados por viajes cancelados un crédito del 120% para canjear hasta finales de 2021, y dejar cancelar hasta 48 horas antes sus salidas programadas hasta el 31 de diciembre y utilizar el 100% del importe en los dos años siguientes.



Cómo venimos hablando del running y los cambios, el mundo de los viajes también va a cambiar, el otro día escuche a un experto de aeronavegación que comentaba que nunca más volveremos a volar en la dinámica que conocemos actualmente, que los aeropuertos deberán manejar otras lógicas, otras disposiciones en cuanto a los espacios y los controles. La vuelta a los viajes no será como la conocíamos hasta ahora, de esos no hay dudas, y una vez màs tendremos que adaptarnos a este nuevo mundo.

24 vistas