Transformar el Miedo

Muchas veces solemos escuchar, "que venimos a este mundo a aprender". Nacemos y todo parece estar por hacer, o al menos en un inicio la simplicidad del análisis nos lleva a pensar eso. Sin embargo cuando abrimos los ojos y comenzamos a respirar, nos encontramos siendo, improvisando con algunas cosas se nos son dadas, que no elijamos y que nos tocan,  y otras que tenemos que salir a encontrar. 



Armarnos, diseñar nuestro camino, con las herramientas que tenemos o que nos inventamos, más menos de eso se trata la vida mientras se nos pasa. Las dificultades no tardarán mucho en llegar, es parte del andar, la realidad es que para algunos el camino es más complejo. Pero quizás, esos...  los que la tienen más "jodida" son los que mas aprenden. Emanuel Cousse es uno de esos. 

"Uno sabe que tiene que cambiar pero no tiene la fuerza de voluntad para hacerlo, yo suelo llevar las cosas al límite, se que no esta bien y es parte de mi tratamiento, tratar de modificar eso en mí."

La obesidad es una enfermedad que afecta a las personas en múltiples dimensiones, físicas, psíquicas, estéticas, de la vida en relación. Una enfermedad que requiere, el valor de asumir sus causas y consecuencias personales, y al mismo tiempo arrastrar el estigma social que significa ser distinto, no encajar y estar fuera de sistema.


" Un día decís basta, algo tengo que hacer. Llegue a cumplir dieciocho y dije no puedo seguir así. Me paso algo muy loco, tenia 17 años y me tocaba ir a la nutricionista, pensando que pesaba 100 kilos. Por supuesto que no me pesaba, me veía y decía, "no debo estar tan tan gordo, debo ser gordito", pero cuando me pese y vi el número: 137 kg, entendí que había llevado las cosas hasta un limite". 


“Es difícil a esa edad, en la que uno esta pasando por tantas cosas, tener que pasar por esto también. La autoexclusión, termina pareciendo la mejor opción, no quería salir a la calle, ni ir a lugares públicos , porque sentía la mirada del otro, y eso te lleva a comer más. Te sentís condenado. La obesidad es una adicción, que como cualquier otra, te "ayuda" a tapar cosas, situaciones que no podes resolver, o que no sabes como enfrentar”.


"Mi vida en aquellos tiempos era en estado de altibajos, por momentos me sentía muy mal y en otros, como la imagen que yo tenia estaba distorsionaba, me parecía que no era tanto". El grado de inconsciencia, la imposibilidad de asumirse en el estado en el que estaba, lo llevo a salir esa primera vez a correr. Invitado por su amigo sin medir consecuencias, buscaba una salida. Emanuel me cuenta que hizo dos o tres cuadras y tuvieron que llamar al SAME, ambos nos reímos mientras lo relataba, tratando de ponerle humor a una situación que encierra mucha angustia, inconsciencia y sobre todo desesperación.


El miedo es una palabra clave en la historia, ése que te paraliza para enfrentar las cosas que te suceden y te lleva a optar por la vía del escapa, al que acudimos para tapar lo que no podemos confrontar. Las adicciones, en definitiva terminan siendo un mecanismo de defensa, un placebo que momentáneamente nos aleja del problema. Pero el miedo también, en un caso limite como este, jugando en el extremo, nos alerta, por supuesto que hay que estar dispuestos a dejarse alertar. Cuando tu vida esta en peligro el miedo puede convertirse en un motor de transformación..


La cuestión es que el impacto de los 137 kilos, tardo en hacer efectos, "pasaron seis o siete meses para que me decidiera a hacer efectivamente algo. Ese número fue una bisagra, me tomo tiempo asumirlo pero motivo el primer cambio." 


Así poco a poco Emanuel empezó, a cuidarse, a correr y sobre todo a quererse. El objetivo era cambiar, "no se jode más", como un slogan de aliento interno de reto pero al mismo tiempo de stop. En ese proceso, me dice " correr para mi es una terapia , no es sólo una cuestión deportiva, buscar tiempos o distancias, eso es secundario para mí, lo más importante es lo que te pasa mientras corres".


Sin dudas a problemas complejos soluciones integrales, pero por algo siempre se empieza. Correr, tenia doble acción en este plan, mejorar su estado físico pero también mental. "Cuando corres empezas a ver los problemas desde otro punto de vista y le vas encontrando la solución a las cosas. Ves otro panorama, a mí me ayudo mucho con el miedo, me ayudo con los ataques de pánico , con la ansiedad, me hacia bien porque me relajaba, me aliviaba , me daba fuerza." 


Emanuel llego a bajar 75 kilos, no sé si alcanzamos a dimensionar lo que eso significa en la vida de una persona, cuando las transformaciones son tan importantes requieren de mayor nivel de riesgo y más compromiso . Así que un día todo el esfuerzo puesto en bajar de peso, cambiar la alimentación, entrenar, correr, dejaron de ser suficientes, y había que enfrentar un temor mas, aceptar que había que ir al quirófano. "Para terminar con los colgajos, debía atravesar esa situación y fue muy difícil tomar la decisión de operarme, sentía que no estaba preparado."


Ema me cuenta que trato de evitar llegar a la operación, hasta que un día tuvo que asumir, que él ya no podía hacer nada más, que lo había dado todo y que el paso era inevitable. Por muchas razones, la estética, la calidad de vida, las relaciones sociales y personales. "Es todo un tema, me costo mucho aceptar que me iban a abrir de punta a punta. Por suerte mi familia , mi novia, me ayudaron a superar esa instancia. Todo el post operatorio fue muy loco, es verse otra vez en proceso de transformación, bajar primero tanto y después esta nueva mutación. Mi cuerpo paso muchos cambios y tuve que adaptarme a eso, físicamente pero también mentalmente, conocerte de nuevo, mirarte y asumir que ahora sos otro. Trato de ir adaptándome a los cambios que voy teniendo lo mejor que puedo."  


Una de las cosas que lo motivan en la actualidad es contarle a otros su historia, "yo decía que el día que logre superarme quería ayudar a quienes la pasaron horrible como yo, o la están pasando, aportar algo desde mi historia personal,  lo importante es darle aliente a otros. Decirles que tienen que dar el paso y saber que se puede cambiar."


"Estamos trabajando con Giselle Ojeda en un libro, que viene a sintetizar lo que te cuento,  por el momento nos encontramos en la parte de la escritura, nos vamos conociendo cada vez más, y van saliendo cosas nuevas todos los días de lo que podemos sumarle a la idea original. Buscamos generar una herramienta que motorice e impulse a aquellos que atraviesan la obesidad, a los que están acompañando a familiares , amigos, parejas en el proceso. Mi objetivo es dar un mensaje a la sociedad de cómo tratar a alguien que la esta pasando mal, entendiendo de movida que hablamos de un enfermedad.


“Nadie es gordo porque quiere, yo no me quiero guardar todo lo que pase, quiero que mi historia ayude y movilice a otros a intentarlo. Sé porque a mí me paso, lo importante que es contar con alguien que te de aliento, más cuando atravesó lo mismo que vos . Yo buscaba referentes y no los encontré. Mi deseo es sumarle a otros con mi historia."

Quiero rescatar primero el sentido del humor de Emanuel, la risa también nos ayuda a atravesar lo difícil y complejo. Saber qué cualquier tipo de sanación empieza aceptando lo que nos pasa, sino imposible cambiar algo. Lo importante que es encontrar la llave que te ayude a abrir la puerta para salir del encierro, el running vuelve a resultar un salvoconducto capaz de hacerlo. No quedarse con nada, soltar. Enfrentarse a uno mismo, asumir el reto, buscar conocerse e ir siempre por más.


Finalmente Emanuel escribirá su libro, irá por el país contando su historia, buscando transformar vidas dándole batalla a los miedos, porque él como nosotros vino a este mundo a Aprender, y a descifrar la clave de su propio acertijo .

157 vistas