Quién gira el mundo?

Tengo la sensación que el mundo gira sólo cuando yo lo hago. Como cuando la perspectiva de las cosas se transforman simplemente porque me corrí de lugar y le dí paso a una nueva posibilidad.



Cuando viajo siento que puedo caminar mucho más de lo que regularmente lo hago, no por imposición, sino por el placer de hacerlo, motivada por la búsqueda. Para descubrir cualquier cosa que te propongas existe una sola manera, ir detrás de eso que intentas conocer.


Si a viajes nos suscribimos, diría que no hay otra manera de conocer un lugar que transitar por él, hacerlo requiere de dedicación y ganas, muchas ganas, de salir temprano, con o sin rumbo a la aventura.


Los que amamos viajar, solemos caminar bastante, y cuando digo eso me refiero a muchos kilómetros, de ida y de vuelta, metiéndonos en lugares, comiendo al paso, con una sola finalidad llegar con los ojos cansados de tanto mirar.


Si recorres una ciudad a pie es como mejor la vas a descubrir. En esa aventura, es cuando te te vas a encontrar con esas calles que te sorprenden fuera de las rutas turísticas habituales, rincones inesperados, restaurantes o cafés encantadores, donde puedes sentarte un ratito a descansar, sin prisa, porque sentís que el tiempo se detuvo un rato sólo para vos. Ver como es el movimiento real de la ciudad, de su gente. Esos barrios sin monumentos y que no aparecen en las guías de viaje y donde late la verdadera vida de los destinos.


En mis viajes puedo llegar a caminar hasta 20 kilómetros diarios y no exagero, todo depende del acompañante claro, creo que cuando viajo es el momento del año que más me muevo. Lo cual es fantástico porque es una forma muy buena de hacer "deporte". Compensando de alguna manera mis rutinas sedentarias.


Para los runners también es fácil, sólo hay que meter en la maleta unas zapatillas de running, y un equipo liviano (claro ... todo dependiendo del lugar y del clima al que lleguemos). Y sea.... cual sea el lugar del mundo al que nos dirijamos, casi siempre hay un parque, una ruta, un paseo cercano por donde se puede salir a correr.


Los viajes son en cierta medida como una carrera o una travesía que disfrutamos a pleno si le ponemos el cuerpo y nos decidimos a salir, recorriendo sin cesar el trayecto que nos marcamos o el que nos sorprende mientras transitamos por él.


Contestando la pregunta del título de esta entrada, diría que, el mundo gira cuando nosotros giramos con él. Cuando hacemos de nuestro movimiento una razón, única y esencial que nos permite entrar en comunión con el motor de una búsqueda, la de seguir andando, libres y nómades por el mundo.

39 vistas