Qué es el Fartlek? El juego de la velocidad

La palabra Fartlek es de origen sueco y se forma de la combinación de dos términos fart, que significa velocidad, y lek, qué significa jugar. Hablamos entonces de juego de velocidad, convertido en uno de los sistemas de entrenamiento más utilizados en los últimos tiempos.



El sistema consiste en hacer diversos ejercicios, tanto aeróbicos como anaeróbicos, principalmente ejercicios de carrera, caracterizados por los cambios de ritmo realizados a intervalos.


La intensidad y la duración de los intervalos no están planeadas, sino que están determinadas por el terreno o la superficie de running y se pueden ir alternando según cómo te sientas durante el entrenamiento. Así, el esfuerzo va cambiando a lo largo de la sesión.


El origen de esta práctica se remonta al siglo pasado, cuando el atleta sueco Gösse Holmér, que compitió en los Juegos Olímpicos de 1912 y 1920, siendo medallista de bronce en decathlon, pasó a ser entrenador del equipo de Suecia de cross country y desarrolló este plan para mejorar el rendimiento de sus atletas después de tener malos resultados a finales de los años 30.


En ese momento se pensó en entrenamientos de velocidad y resistencia a base de intervalos, mezclando diferentes distancias y velocidades por distintos terrenos en el medio natural. Es decir, no podemos pensar en un simple entrenamiento a intervalos, desde la concepción tradicional de los runners que siguen un plan de esprints predefinido, porque en el fartlek, lo importante es la flexibilidad.


En los entrenamientos a intervalos solo hay dos velocidades y esto requiere menos concentración que en el fartlek, donde los runners tienen que prestar atención al ritmo y al terreno. Los dos métodos de entrenamiento también difieren en las exigencias del cuerpo: el fartlek usa distintos grupos musculares y mejora la coordinación.


Su principal objetivo de origen era que el cuerpo del atleta se adaptara a las diferentes circunstancias del terreno (bosques, caminos, hierba…etc.), jugando con la velocidad y dependiendo de cada situación específica. Los cambios de ritmo los podía programar y estructurar en función del cambio de la superficie del terreno, como por ejemplo, cuando aparecía una cuesta en el recorrido trazado.


Para el corredor esto suponía entrenar a un ritmo más alto que el de competición, pero alternándolo con otros ritmos más lentos hasta que completara un entrenamiento de fondo. La técnica tuvo tanto éxito que fue replicada y mejorada hasta nuestros días, de tal forma que aún se sigue utilizando, aunque con modificaciones con respecto al espíritu original de esos primeros entrenamientos.


Beneficios:


El cambio continuo entre esfuerzo y recuperación ayuda a aumentar la frecuencia cardíaca y a mejorar la resistencia.

El cuerpo debe forzarse más durante períodos de tiempo más largos. Esto mejora el nivel de resistencia general.       

Los cambios de velocidad y de superficie también hacen trabajar más los músculos y tendones. Fortalecer los músculos también ayuda a prevenir lesiones.

Correr en bajada en distintas superficies ayuda a mejorar el equilibrio, la coordinación y la flexibilidad.

Con los entrenamientos fartlek, puedes aprender de forma lúdica cuáles son tus límites.


Además, en los cambios de velocidad, sueles avanzar a otros runners y esto te puede ayudar durante las carreras en el esprint final para llegar a la meta.


Si eres principiante, debes tener especial cuidado en no forzarte demasiado durante el fartlek. Familiarízate con tus límites poco a poco para no abrumarte y no perder la motivación. Esperamos que lo pongas en práctica.

42 vistas