Nueva York, el rugir del público



El Maratón de Nueva York tuvo su inicios en 1970 con la participaron 127 corredores: 126 hombres y 1 una sola mujer, solo 55 lograron finalizar la competencia. El crecimiento de este Maratón ha sido continuo y en varios aspectos. Por su trascendencia histórica, su influencia mundial y por el marco que la ciudad anfitriona y su público le dan al evento, él que alienta de manera continua durante toda el recorrido a sus corredores, trasmitiendo toda su energía a los runners.


En 1976 al celebrarse el bicentenario de Estados Unidos, Fred Lebow, el cofundador de la competencia, se propuso rediseñar el trazado de la carrera con el objeto de aumentar el número de participantes, integrando otras áreas de la ciudad. El nuevo trayecto planteó atravesar cinco distritos, los más importantes de la ciudad: Staten Island, Brooklyn, Queens, Bronx y Manhattan. Hubieron muchas presiones, sobre todo aludiendo a la inseguridad de atravesar algunos lugares. Pero al mismo tiempo lograr cumplir ese trazado sirvió para integrar comunidades y establecer un recorrido increíble, en medio del corazón de la ciudad más agitada del mundo. El desafío se logro y el resultado fue la participación masiva, y el continuó crecimiento de adeptos, más de 9.000 maratonianos participaron en 1978 y casi 27.000 cruzaron la línea de meta en 1995.


El Maratón de NY también fue pionero en incluir a personas con discapacidad, en el año 2000 se incluyó por primera vez una categoría oficial de sillas de ruedas y en 2001, casi dos meses después de los ataques terroristas del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas, el maratón se convirtió en un evento de difusión y promoción de mensajes en torno a la paz y la convivencia intercultural.


Nueva York es sin dudas una de las ciudades más impactantes del mundo, con millones de turistas que anualmente la visitan. Muchos de ellos son runners, y tienen la ilusión de correr por sus calles.

La logística que plantea una organización de este tipo no es nada sencilla debido a las dificultades, tanto por la alta demanda de registros como por la distancia, es por eso que a partir del año 2006 se creo la New York City Half Marathon, con el objeto de brindar otra posibilidad de participación, permitiendo vivir la sensación de correr en Nueva York, sin la necesidad de ser un maratonista, ofreciendo un recorrido urbano al 100%: desde Central Park a Battery Park bajando por todo Manhattan y pasando por puntos icónicos como el Time Square.


El trazado abarca unos 21.097 metros certificados, y a lo largo de sus ediciones han desfilado por ella numerosos corredores de clase mundial. La carrera se presenta para muchos runners como la excusa para conocer la ciudad de los rascacielos, y el medio maratón es tal vez la distancia ideal para los runners viajeros, ya que que permite combinar la pasión por el deporte con la posibilidad de disfrutar del turismo en la ciudad.


La New York City Half Marathon, es una buena oportunidad que te permite correr por las calles de La Gran Manzana, pero también de conocer y experimentar una ciudad con múltiples atractivos, por sus museos, espectáculos, barrios, bares, atracciones musicales, así como grandes tiendas comerciales, entre muchas otras propuestas. En el mundo de la gastronomía podes encontrar restaurantes que hacen menús especiales previo al día de la carrera. En los días previos y post competencia todo esta pensado para recibir a los corredores con la finalidad de pasar algunos días disfrutando no solo de la competencia sino de la cultura y la idiosincrasia de un ciudad extraordinaria.

16 vistas