Mindfulness - conectar con el presente

Actualizado: ene 25

Muchas veces hablamos de que pensamos mientras corremos, o con qué parte de nuestro yo interno conectamos cuando lo hacemos, que sucede en nosotros, por qué cosas estamos atravesados en ese instante en el que nos proyectamos ??.


Hay algunos que hablan de una posibilidad de autoconocimiento y reflexión. Correr con una atención plena, disfrutando y conectando con el yo interior, es parte de lo que planteamos en esta entrada.




¿Qué es el mindfulness?


Prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación...,

Su práctica se rememora a culturas milenarias y se aplica a la capacidad de recordar, es decir, traer al presente, en su concepción última - sati o mindfulness - es la capacidad humana básica de poder estar en el presente y de "recordarnos" estar en el presente, es decir, constantemente estar volviendo al aquí y ahora.


Algo que parece fácil y a la vez sanador, pero que requiere de cierta práctica y podríamos decir de cierto nivel de inducción. Desde el inicio de su concepción a la fecha podemos decir que el mindfulness aporta múltiples beneficios a nivel científico, emotivo y en el rendimiento, y además es un buen recurso aplicado al running.


Para conocer los efectos de su práctica en corredores, vamos a realizar una revisión de varios de sus aspectos. Para empezar, su significado aplicado al running sería algo así como: “ el sentido de la atención plena. Es lograr que nuestra mente, y obviamente nuestro cuerpo, esté focalizado solo en la actividad que estamos realizando, en este caso el running, sin que ningún otro pensamiento recurrente nos aparte de lo que es la estricta ejecución de la actividad y todo lo que ella conlleva”.


"El mindfulness permite acallar el cerebro y concentrarse estrictamente en la actividad que se está haciendo".


Es difícil pensar en términos concretos, que podamos alcanzar este nivel de desconexión con nosotros mismos, pero los científicos que trabajan estos temas, han demostrado a través de sus investigaciones, que el running, “puede acallar el cerebro, es decir, se puede aprender a gestionar de una manera emocionalmente menos agresiva aquellas cosas que nos preocupan, por lo que el estado de relax aumenta y el pulso se ralentiza”.


A nivel emocional, muchos sostienen también sus beneficios emocionales, ya que esta herramienta es “una correcta manera de gestión de las cargas, la presión, las expectativas y los conflictos, por lo que mejora ostensiblemente nuestro equilibrio emocional”.


En cuanto a si esta técnica ayuda a mejorar el rendimiento ?, podemos citar algunas frases de expertos que lo confirman, “Imaginemos una persona que gestiona sus emociones: corre en equilibrio, sin angustia por un resultado, sin presión y sabe gestionar la concentración y atención plena en lo que realiza. ¿No es evidente que esta persona mejorará su rendimiento deportivo si corre en estas condiciones?”


"El alto nivel de concentración, estar focalizado en una actividad mecánica y sensorial puede llevarnos a mejores planos de concreción en nuestros objetivos y metas".


... Cómo Hacer?


Para poner en práctica estos resultados, existen varias técnicas que se pueden combinar sin ningún problema e integrar en los entrenamientos, las carreras o las salidas.


Una de las más utilizadas en el running es la visualización. En qué consiste exactamente esta técnica: “En momentos complicados, de cansancio o de cierta desmotivación es útil recorrer a visualizar la consecución del objetivo y la emoción que ello nos causaría, es decir, visualizar nuestra propia carrera disociando, como si nos viéramos desde fuera, conectar con nuestra respiración o zancada, y sentirla plenamente”. A menudo, esas visualizaciones son incluso más placenteras que las sensaciones reales del momento visualizado.


¿Pero cuál es el momento más oportuno para practicar mindfulness?


Cómo casi todo, depende de la persona y de qué momento de la vida esté atravesando, si encontramos que hay una advertencia sobre los momentos menos indicados para practicarlo son cuando la persona se encuentra en un estado emocional complicado porque es muy difícil conectar, cuando primero no se han gestionado los conflictos internos complicados por estrés, de tipo emocional, traumático, etc, o bien porque se trata de una persona muy joven, que tal vez le cuesta más por su poca madurez cognitiva, o por estar poco entrenado.


Otra de las dificultades para lograrlo es que, cuando los corredores están entrenando o compitiendo pueden llegar a sentir un sinfín de emociones y estímulos externos. Cuando esto ocurra, “debemos empaparnos de las emociones, hacerlas nuestras, abrazarlas y sentirlas. Incluso el dolor es parte del entrenamiento, aunque obviamente debemos escuchar a nuestro cuerpo en todo momento y saber cuándo parar”.


Conocernos un poco más siempre es un camino que encierra complicaciones, buscar el silencio externo e interno, no siempre se nos da bien, porque sucede que estamos constantemente atendiendo a pensamientos acerca del pasado o del futuro o bien, reconociendo solo una pequeña porción de lo que está sucediendo en el presente: si lo que estoy experimentando me gusta, quiero que continúe o si lo que estoy experimentando me desagrada, quiero que desaparezca, y el problema radica en cómo gestiono lo que sucede con lo que quiero y lo que me pasa.


Mindfulness permite reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo, aceptando activamente el fluir de la experiencia tal cual se está dando. Así es que, aunque experimentemos algo desagradable, podremos ahorrarnos el sufrimiento añadido de tener que lograr que aquello desagradable desaparezca. Quedarse solo con lo que experimentamos sin agregar nada más es lo que la práctica de mindfulness permite.


Lo importante es que tengamos en claro que “el mindfulness es una herramienta, y no una terapia de curación”. Sirve , como tantas otras cosas, como un recurso, que va desde lo físico a lo espiritual, “muchas veces no somos conscientes de que algo no va bien y no paramos, y eso hace lesionarnos por no estar atentos y concentrados con nuestro diálogo interno”. El mindfulness no es elevar el umbral del dolor para seguir entrenando, sino escucharnos, conocernos y desarrollar nuestro potencial.


El mindfulness de manera implícita o explícita está en muchas prácticas religiosas o espirituales, dependiendo de en que creamos o no, pues estamos hablando de una capacidad básica y humana de conexión con el presente.


Si buscan y profundizan un poco más en artículos o videos, van a encontrar que hay una asociación con el budismo, y esto debe su razón, ya que fue en el seno de esta tradición, que se generaron un corpus amplio de prácticas que permiten refinar y profundizar esta capacidad hasta grados altísimos. La meditación mindfulness o de insight es una de ellas y se práctica en una gran cantidad de formas, aplicada a distintos niveles social y culturalmente, uno de ellos, como hemos comentado en este caso, al running.


Podemos decir para finalizar que es un recurso más, que pueden usar mientras corren porque como hemos descrito a lo largo de estos párrafos, el running es un buen conductor a ese estado de presentismo absoluto que se busca, de desconexión segura y placentera. y Uds. mejor que nadie, saben perfectamente de que les estoy hablando.



65 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SWEETSPOT