Llegar a la Luna en zapatillas

Finalmente el día llego y todo estuvo dispuesto tal lo previsto. Mucho hablamos y se comento sobre la previa de este día, tan esperado principalmente para el retador, siempre evaluemos que todo hacia prever que nada estaría librado al hacer, y es probable que en este punto algunos detalles surgieran a simple vista como exagerados.



Desde el momento uno de la transmisión las imágenes mostraban condimentos que hacían de la cuestión, un evento de alta sofisticación , pero pensandolo bien todos sabemos que los organizadores de Ineos Challenge 1:59, sabían y estaban conscientes del impacto de cada uno de esos detalles y su transcendencia visible al resto de la humanidad.


Hablamos de sincronizar una serie de eventos, primero una legión de 41 liebres rotatorias, entre los que se encontraban atletas tan brillantes como los tres hermanos Ingebrigtsen, Chelimo, Musagala, Lagat, Barega, o Centrowitz, que lo beneficiaron en la resistencia del viento tomando esa forma de flecha sencillamente perfecta que lo contenía. La logística de los cambios , totalmente escalonada y medida, primero los atletas que van por delante a la izquierda y luego los de la derecha, todo preparado al más mínimo detalle para poder completar el reto.


El auto que le marcaba, a través de un láser, la línea que debía mantener para batir la marca histórica, las barredoras que le abrían el camino retirando hasta la mas mínima pelusa, la tecnología puesta a disposición con las Nike Vaporfly la mayor revolución producida en el sector desde la introducción de las cámaras de aire que alumbró la firma estadounidense a finales de los 70 y que ahorran hasta un 4% de energía. El acompañamiento cerrado de Valentin Trouw, su agente, que le entregaba botellines de líquido desde la bicicleta que lo escoltaba.


Los detalles del trazado del circuito, preservándolo de los desniveles que pudieran alterar su ritmo. Sabemos que el parque Prater, cuenta con una inclinación neta del 0,06%, lo que lo convierte en uno de los puntos más limpios de Europa, ideal para ser la locación necesaria para este desafió. La evolución exhaustiva de la fecha, considerando las condiciones climáticas buscando conseguir una temperatura perfecta, de 7ºC en el momento de la salida, y que apenas subió en el transcurso de la misma llegando a 11 grados. La expresa solicitud al rey sol que no apareciera por ese rato y finalmente tener un nivel de humedad controlada.


Todo esto ayudo, porque hasta ahora no mencionamos a la persona, al tipo que le puso el cuerpo, a las condiciones extraordinarias físicas y mentales que le permitieron clavar los parciales buscados, todo milimétricamente medido.


Dicho así uno puede pensar, es demasiado, pero si lo analizamos a fondo, era mucho lo que se ponían en juego, desde lo personal y humano, lo deportivo, lo empresarial, y todo eso junto en el marco de pretender hacer lo "imposible", cambiar la historia. Desde esta perspectiva quizás no sea tanto.


La gente fue un condimento aparte en todo el desarrollo del trayecto, plenamente cocientes de que estaban presenciando un momento que podía convertirse en algo transcendental. Aplausos y palabras de aliento surgían a cada tramo pero Él con absoluta concentración parecía inmutable, solo al final desplegó su sonrisa colmado de satisfacción.


El principal motivo por el que no puede considerarse oficial, todo esto, es que no está organizado por la Federación Internacional. Eso hace imposible de controlar la legalidad del recorrido, ni sobre las condiciones de viento, estado del asfalto, etc. Sin controles antidoping Al ser una prueba no oficial, las reglas que rigen las pruebas atléticas no entran en vigor, ya hay quienes hablan de dopaje tecnológico por ejemplo. De todas formas esto es harina de otro costal, la cuestión aquí es que hoy un hombre hizo historia y como el mismo dijo "Hoy viajamos a la luna y volvimos a la tierra, para inspirar a mucha gente, para decirles que ningún ser humano tiene límites"


23 vistas