La última del año

Una de la carreras emblema del cierre del año, en distintos lugares del mundo, es la de San Silvestre, por su popularidad alcanzó niveles de acompañamiento importante, llegando a convertirse en un ritual de todos los 31 de diciembre.


En Argentina desde 2010 se lleva adelante esta competencia, pero en otros países hace tiempo que San Silvestre se realiza, Brasil, España, Mexico, Guatemala, Costa Rica, Colombia. Es una carrera que va entre los 8 a los 15 km. dependiendo el lugar y la organización. 


Por supuesto la historia se conecta con la visa de San Silvestre quien fuera Papa de la iglesia católica, el 31 de diciembre del año 337, fecha de su muerte, con el tiempo pasaría a ser el día de San Silvestre, si bien en la vida y el pontificado de este Santo no se describe ningún evento relacionado con las carreras populares, es la tradicional carrera de fin de año.


La primer carrera bajo esa denominación tuvo lugar en Brasil de la mano del periodista Cásper Líbero, quien escribía en la sección deportiva en el diario La Gaceta Deportiva, tras una visita a París fue testigo de una curiosa manera de celebrar el año entrante, presenció como un grupo de corredores con antorchas en sus manos, recorrían  y celebraban el año nuevo.


La primera edición se corrió en 1925 de noche evocando aquella imagen parisina, a las 23:40, en vísperas al brindis, para terminar comenzado el 1926, esta tradición de la medianoche fue dejando en desuso, ya que se promovió la participación de cada vez más corredores y por eso se traslado a horas de la mañana.  


Cómo decimos muchas veces correr se mezcla con la tradición, la cultura y la idiosincracia de los pueblos, se enlaza con la historia y moviliza a corredores y ciudades enteras que acompañan la movida para celebrar una vez mas la vida. 



3 vistas