Inversiones Intangibles

Trasladarse, cambiar de aire, de paisaje, de contexto. Moverse en función de un plan, es darse la posibilidad de digitar con algún grado de precisión un escenario posible. Es salir con un rumbo pero abierto a la improvisación también, quien no cuente con esa opción entre sus posibilidades, será altamente sorprendido. Por quièn ? por la vida, la que siempre se impone.

Viajar es entre otras cosas buscar un cambio, algo que varíe en la cotidianidad de nuestra existencia, todo aquello que este fuera de la rutina, exige nuevos movimientos, nuevas respuestas a condiciones diferentes a las habituales. Eso de por sí mueve las fichas del cuadrante alertándonos a la improvisación.

Si el plan que nos convoca esta en relación a un evento deportivo, la oportunidad entendemos es mayor, por lo que implica para los corredores ir en búsqueda de un nuevo desafío, que atiende en principio a batir sus propias metas, agitando otras nuevas.

Cualquier destino posible, nos abre infinidad de posibilidad, conocer, aprender, ver cosas nuevas, conocer gente, lugares. Nada de lo mencionado puede tener un rédito negativo, todo es capital positivo que debemos reinvertir en nuestras vidas, para apostar en un nuevo viaje.