Buscar la felicidad

Actualizado: 27 mar

Sin dudas uno de los principales designios que nos impone la vida, es ir detrás de la felicidad, como si fuera una meta que debemos alcanzar irrefutablemente. Muchos podemos llegar a concluir que la felicidad es una emoción que vivenciamos por momentos, cuando logramos alcanzar nuestras metas, deseos y propósitos, por ende todos tenemos claro, que pasado ese momento , volveremos a estar insatisfechos buscando nuevamente su concreción.



Así como nosotros cambiamos a lo largo de la vida, nuestra conquista de la felicidad también va a sufrir modificaciones, porque iremos mutando, así como nuestras emociones lo hacen. Conclusión rápida, vivimos detrás de una utopía, la felicidad plena, única y eterna, no existe, quizás sirva sólo como motor que nos impulsa, o tal vez se convierta en un estandarte de nuestra propia existencia que nos guía a seguir.


No quiero simplificar la cosa, pero correr puede ser un canal conducente a concretar instantes, momentos o experiencias que nos provocan felicidad, por supuesto no todo se reduce a correr, pero quizás sí sea una actividad que nos predisponga a vivenciar el placer. Cuando vinculamos consciente o inconscientemente, un proceso que nos lleva a un estado de satisfacción, tenemos en parte resuelto el disparador que canaliza esa emoción, y a decir verdad también creo que la felicidad tiene más que ver con lo simple que con cuestiones complejas.


Viajar es otra experiencia que muchos vinculamos a la felicidad, seguramente todos recordamos momentos felices en un viaje, por la situación que sea, en definitiva cuando nos lanzamos a hacer algo que nos gusta, tenemos mayores probabilidades de consumar el estado de bienestar.


Qué es ser feliz ?


Cuando pienso en describir la felicidad en mi vida, la asoció principalmente a un regalo que me doy, a la sensación de estar en paz, conmigo y con aquello que me rodea, todos manejamos niveles de satisfacción diferentes, por supuesto, como dijimos más arriba, palabra más palabras menos, deben existir muchos y diversos parámetros de felicidad, asociados a acciones y distintos resultados según ser humano exista.


En definitiva, el secreto de la felicidad es insondable. Por momentos parece ser un slogan que nos compramos intentando cumplir con el mandato social que nos impone ser felices, condenados a la frustración directa, cuando no logramos alcanzarla, quizás la clave esta en cambiar la perspectiva frente a eso.


Deberíamos como primer premisa, corrernos de ese mandato difícil de cumplir de antemano, si pensamos así estamos partiendo de una base que ve con malos ojos, los múltiples estadios que nos propone la vida atravesar, la felicidad tiene buena prensa y todos quieren apuntar ahí, pero por ejemplo la tristeza, también es parte de la vida, me parece un despropósito renegar de ella, de cada emoción o sensación deberíamos aprender algo. En el post anterior hablamos de la derrota, la que vinculamos directamente a la tristeza y el malestar, muchas veces creo que la resistencia que tenemos a transitar esas emociones es lo que peor nos hace, deberíamos administrar y gestionar mejor esas situaciones, entregándonos a pasar simplemente por ellas.


Cuando nosotros nos proponemos correr o viajar sabemos que estamos buscando vivir una experiencia que nos permita sumar a nuestros días bienestar físico, mental y espiritual, pero somos conscientes que en el camino, estamos abiertos a ampliar ese abanico de sensaciones y sentimientos a la que cada uno de estas actividades nos convoque. Así como transitamos la carrera o el viaje, debemos transitar las emociones , sabiendo que llegaremos a una meta o a casa al final de proceso aprendiendo algo nuevo.


La felicidad puede no ser un logro ó el tránsito a un resultado, puede ser una sensación o una idea, puede ser todo eso, o puede ser que no sea nada de lo anterior, puede ser algo inesperado, cada quien sabrá que le hace feliz, pero debemos entender, que la verdadera felicidad está en uno, no la busquemos afuera, no intentemos encontrarla en otro o en algo material o externo, porque la felicidad es un estado o una emoción que habita en nosotros.


48 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo