ANÁLISIS: FASE RUN

Actualizado: may 13

Primero, quiero arrancar la entrada agradeciendo a todos por los aportes y comentarios que recibimos en estos días en público y privado sobre Debate: fase running .


De lo que recepcionamos puedo decir que queda claro que existen múltiples realidades, dadas por las implicancias y niveles de casos por regiones , países y ciudades, que hacen que estemos todos en distintos escenarios atravesando este punto, y con opiniones diversas en este sentido. Sumado a esto, están las fases y disposiciones que cada Estado y gobierno disponen, en función del análisis que hacen sobre la famosa, "curva de contagio", lo que trae aparejado más diferencias en el análisis .



La idea es tratar de entender un poco màs de lo que esta pandemia puso sobre la mesa. Nosotros somos una comunidad y como tal escuchamos a todos, e intentamos ponernos en las zapatillas de todos los que nos escriben y comentan. Con los miedos y frustraciones que encierra esta coyuntura inverosímil, que en nuestro caso particular impacta de manera radical en dos cosas que disfrutamos hacer: correr y viajar. Sin mirar para el costado tampoco, buscamos todos los días mensaje optimista promoviendo desde nuestras redes y espacios un mensaje de motivación, porque creemos verdaderamente en ver el vaso medio lleno siempre.



Las condiciones y características sociales y psicológicas dentro de una comunidad, establecen consideraciones particulares sobre las medidas que vamos transitando, y que imponen miradas dispares, a veces encontradas. Porque si bien estamos todos en la misma, nadie ésta atravesando la misma situación en lo personal, ni en el mismo contextos, ni con los mismos recursos.



Esta pandemia vino a poner en juego nuestra naturaleza social y la relación entre los seres humanos. Cómo respondemos frente al otro, desde lo personal y lo colectivo?. Estamos en un punto en el que el mensaje nos involucra a todos. - Tenes que pensar en vos? la respuesta es Sí, pero también tenes que pensar en el otro y fundamentalmente tratar de entender porque el otro dice u opina determinada cosa.


Ya lo hemos comentamos ,y puede resultar una obviedad, el cumplimiento y acatamiento una vez que los protocolos están establecidos dependen básicamente de cada uno. Es imposible pensar en un sistema de control para cada corredor que salga a la calle, hay que amigarse con las normas y con las reglas, y en algún punto demostrarnos que somos capaces, cómo fuimos capaces de quedarnos en casa, de seguir los protocolos que se determinen.


Desde el aspectos personal sabemos además, que hay diferentes sensaciones y criterios, sobre la pandemia y sus alcances. Las opiniones que podamos tener ,en cuanto a las decisiones y la instrumentación que rige en cada lugar, es del campo del criterio racional vinculado a la salud. Pero también hay que tener en cuenta, que cada uno vive los temas vinculados a las enfermedades y a la finitud de la vida de una manera personalísima. Quizás a alguno les parezca extremo, pero es así, no sólo saber que están dadas las condiciones es suficiente para algunas personas.


Dicho todo esto, está más que claro que No es fácil. Ni poner en prácticas las medidas (a las que seguro hay que adaptarse), las que incluyen desde el distanciamiento hasta el uso del tapabocas, pasando por régimen de horarios, circuitos y demás restricciones definidas para cada caso . Si pensamos que correr empata con la sensación de libertad, sé que todo esto es un gran esfuerzo pero si hoy queres salir a la calle, no hay margen.


Estamos en el medio de un proceso, por ende debemos asumir que lo estamos transitando, deseando seguramente que concluya pronto y definitivamente . Pero tenemos que avanzar, tampoco tenemos otra alternativa, la vida siempre es para adelante.


Por otro lado y quizás el más revelador de todos, más allá de los protocolos y las disposiciones, está la decisión personal de salir o quedarse . Los que salen, tienen la obligación de tomar todas las medidas antes, durante y después de la rutina. Y los que optan por quedarse en sus casas, con la libertad total de hacerlo. Quizás también, entiendo que lo hacen porque les genera incertidumbre y desconfianza pensar que estas salidas pueden ampliar los márgenes de contagio. Todas las opciones son válidas y me encantaría que sean respetadas.


La cuestión es que estamos en un punto donde conviven o deben convivir , el consenso sobre las medidas que se toman y las decisiones personales frente a esas medidas. Si existe una ampliación sobre las restricciones y se abren actividades, es porque se evalúan acciones en el marco del sistema de salubridad, y porque está el respaldo de los expertos que determinan que se puede hacer.


Sepamos siempre que si la prueba falla, se dará marcha atrás, en todo. Muchas veces es frustrante terminar en una camino que parece no tener más opciones que la prueba y el error, pero acá estamos. Seamos consciente que si algo no sale bien, parte de la responsabilidad también será nuestra. Cuestión que supone un reto y genera al mismo tiempo un posible retroceso.


La cuestión es que lo pienso al derecho y al revés, y el punto es que en algún momento tendremos que salir y como dijimos antes, se hará de manera escalonada y asumiendo las condiciones de este nuevo escenario que tiene inscripta la palabra “prueba”. Nadie busco estar viviendo esto, y nadie lo quiere para su vida pero hasta que podamos tener mayor libertad, este es el contexto en el que nos encontramos.


Ojalá podamos aprender a transitarlo como hasta ahora . Todos hicimos un gran esfuerzo, lo estamos haciendo . Lo hablamos antes, en alguna otra entrada, el salir o el avanzar hacia fuera , va a exigir quizás mucho más de nosotros.

35 vistas