Alimentación: Fortalecer el Sistema Inmunológico

Actualizado: mar 31

No solo tenemos que poner atención a los ejercicios y entrenamientos en este tiempo de espera. Hay que atender también a cuestión de la nutrición, todos sabemos que la ansiedad, el aburrimiento pueden dominarte, y jugarte malas pasadas con el tema alimenticio.


Una de los aspectos relevantes del running es que nos brinda esa libertad de entrenar cuándo y dónde queremos. Pero bueno, estamos en un contexto especial el que ahora esta con prohibiciones y limites que debemos respetar. El principal debemos estar en casa. pero esto nos impide hacer un entrenamiento adaptado dentro de ella: y buscar la manera de alimentarnos bien.

Que la ansiedad y la incertidumbre del encierro por este aislamiento no se transformen en malas costumbres alimenticias depende de nosotros y de nuestra voluntad. La misma disciplina que tenías antes, la tenés que tener ahora. En este sentido otra vez la clave esta puesta en la rutina y el ordenamiento .


- Planificar 4, 5 y hasta 6 comidas: organizándonos de esa manera evitar el picoteo y con esto la pérdida del control de lo que comemos.


- Comer moderado y saludable: debemos ingerir frutas, verduras, legumbres, pollo y pescados, entre otros. Elegir el consumo de productos integrales y legumbres, suele estar en el top five de los recomendables por los nutricionistas. En lo que respecta a carnes se recomienda bajar el consumo, tratando de evitar los embutidos. Por supuesto quizás no podamos acceder a todos los tipos de alimentos que estamos acostumbrado, la idea es ser creativos en este punto .


- Elegir productos lácteos (leche y leches fermentadas/yogur) preferentemente bajos en grasa. A pesar de que el consumo de lácteos no es indispensable para la salud, en poblaciones con un alto índice sedentarismo y otros factores que influyen negativamente en la salud por lo tanto se recomienda el consumo de lácteos como fuente de calcio.


- Tomar mucha agua: es muy importante la hidratación, ayuda a no estar todo el día con hambre, además de ser fundamental para nuestro organismo.


- Comer menos que antes del aislamiento: para la mayoría de las personas, el gasto calórico disminuye, es por esto que lo que comemos, debe ser en menor cantidad.


- No comer por ansiedad: debemos respetar los turnos de las comidas. Cuando estamos ansiosos tenemos que evitar calmar esa sensación con comida, porque nuestro organismo se acostumbra y empieza a pedirla todo el tiempo.

- Debemos entrenar en casa: sería ideal hacer dos estímulos diarios, contando con elongación y ejercicios de fuerza. Esto nos va a ayudar a estar motivados y comer saludable.


- Aprovechamos para innovar en la cocina: ya que contamos con más tiempo, probá cocinar recetas saludables hay infinidad de tutoriales sobre cocina que pueden mirar para buscar opciones.


Es importante en este momento armar un listado previo antes de ir a hacer las compras y organizar las comida semanalmente en la medida de los posible. Sabemos que las realidades son diferentes para quien este leyendo esta entrada, una cosa es planificar si estamos solos, en pareja o con niños, o con personas mayores, haciendo el aislamiento, esto determinara cual es el mejor plan en cada caso, aunque podemos decir que estas recomendaciones son aplicables en cualquiera de los casos antes mencionados. Hemos tratado de tomar los principios básicos que replican los especialistas en el materia.


Vamos a tomar un párrafo para hablar de la alimentación en el contexto del virus.


Actualmente, no existe un tratamiento nutricional específico frente al COVID-19. En cuanto a las recomendaciones especificas podemos decir que en general, las pautas de alimentación irán dirigidas a paliar los síntomas generados por la fiebre y los problemas respiratorios, asegurando una adecuada hidratación. A menudo, los principales síntomas se acompañan de anorexia (falta de apetito), ingesta inadecuada de alimentos y un aumento de la deshidratación no sensible causada por fiebre, que puede conducir a hipotensión.

Recomendaciones dietéticas en pacientes con sintomatología leve en domicilio. En cuanto a la elección de alimentos y bebidas, una alimentación saludable habitual es la recomendación para toda la población, y también para personas afectadas con sintomatología leve y/o asintomáticas. Una alimentación saludable se define con un patrón basado en el consumo de alimentos de origen vegetal como frutas, hortalizas, legumbres, cereales y sus productos derivados como el pan o la pasta, arroz y otras semillas, principalmente en sus variedades integrales, frutos secos y aceite de oliva, especialmente el virgen extra y, en menor medida, alimentos de origen animal como carnes, pescados, huevos, quesos y otros productos lácteos.


Cuidemos nuestro cuerpo y nuestra mente. Como les venimos diciendo en todas nuestras entradas, tratemos de pasar estos días de la mejor manera posible, cuídense.

.

17 vistas