2020 el año que no fue ….

El año que vivimos en peligro es el título de la memorable película del australiano Peter Weir protagonizada por Mel Gibson y Sigourney Weaver, una de esas icónicas del cine, dramática y romántica. En estos días esta sensación prevalece y a veces es preponderante en el filo opuesto de lo que sea que nos propongamos para pasar el día, la noche y nuestra encerrada existencia, asumiendo que como en ese gran titulo, estamos en un peligro constante.



Por distintas razones este será un año interminable, tengo esa sensación y al mismo tiempo, será quizás una elipsis dentro de nuestra historia, que vamos a compartir con la humanidad toda. Con lo bueno y lo malo, latiendo dentro nuestro la necesidad de supervivencia creo que durará solo hasta el próximo golpe de la marea.


Creo que hoy es tiempo de asumir que los planes que tenías van a ser definitivamente otros planes, en el mejor de los casos, readaptados, reprogramados; y en el peor de los escenarios debemos tomar consciencia que hay cosas en este 2020 que ya no van a suceder, por mas vueltas que le demos el tiempo marca y define.


En cuanto al running y los viajes, según proyectan, comentan y suponen , porque en un punto esto se volvió una carambola, lo mas razonable sería pensar en agosto/septiembre, como el retorno a las pistas, con un margen de contención y seguridad. No a todo tampoco y como les dije, algunas cosas ya no pasaran, por más que pensamos en corrimientos, por cuestiones lógicas basicamente no sólo de la seguridad en materia de salud, sino por variables económicas . Cada evento deportivo supone, una estructura para la logística y la gestión, para los organizadores y para las empresas que sponsorean, además pensemos que muchas de ellas ya perdieron.


La dificultad de no poder predecir resta tiempo para todo eso, para armar, para diseñar la ingeniería que se pone montar algo así. Pero ademas están los corredores, su propia economía, la posibilidad de llegar a los lugares, sus vidas puesta nuevamente en marcha, tratando de acomodarse a todo eso que se dejo provisoriamente de lado .


Los eventos que fueron reprogramados asumieron también un riesgo y correrán con él tratando de estirar y sostener acuerdos económicos con cada una de las partes vinculantes. Esto corre para todos para los grandes, medianos y los chicos (por supuestos las espaldas de cada uno son diferentes). Algunos otros , lo big – big, ya decidieron reprogramar para el 2021, hay cosas que son virtualmente inimaginables de reconfigurar en este escenario.


Estamos todos repensando el universo para el día después, me imagino saliendo a las calle, esperando ver a alguien, mirarlo a los ojos y a estas alturas preguntarle,... esto esta pasando? .Así tan paradójico. Porque lo anormal va a ser volver a esos días.



Recuerdo una escena de una pelí española “Abre los Ojos”, dirigida por Amenabar , quien toma como base, una de las emblemáticas de Hitchcock ,“Vértigo” . La cuestión es que hay una mítica escena en la Gran Vía de Madrid, en la que me he visto por estos largos días una y otra vez . Les dejo esa escena para que piensen en sintonía con el protagonista, porque a veces sueño o realidad se confunden en la misma cosa.




44 vistas