2 Horas: cuestión de tiempo

Dos Horas es el título del libro de Ed Caesar, que plantea de inicio el desafió blanco de conseguir en menos de 2 horas correr 42k. Analizando la extensión del titulo entendemos lo difícil y complejo del asunto, "en busca del maratón imposible".



El libro desarrolla un planteo que pretende ir mas allá de lo meramente deportivo haciendo un recorrido humano por la historia y la ciencia del Maratón, atravesando la psicología y distintos aspectos sociales que componen la manera de ser y hacer de aquellos que han iniciado el camino del running, haciendo por su puesto la salvedad entre quienes son profesionales y quienes no.


Aborda por ejemplo cuestiones tales como los aficionado se proponen el reto de correr en eventos donde otros corredores, profesionales, quizás los mejores del mundo en esa disciplina serán su "rivales", entendiendo que su participación de antemano no implica competir, sino simplemente ser parte. Es por lo tanto obvio que los profesionales completarán el trayecto en menos tiempo, pero, con un buen entrenamiento, los amateurs también la harán, y habrán sido de alguna manera protagonistas en esa historia.


Ed Caesar decidió sostener parte de su hilo argumental de mano de la figura de, Geoffrey Mutai, que en 2011 fijó el entonces mejor tiempo mundial (no reconocido como récord) en el Maratón de Boston ( 2:03,32 ) .


Ese espíritu de «lucha» es lo que define, según Caesar, al corredor de maratón. Cuando menciona esa palabra, él se propone abarcarla desde un sentido amplio: de ir contra los límites de la naturaleza humana, hasta forjar la personalidad, que según su análisis termina imponiéndose en el proceso de entrenamiento y rendimiento de un corredor, tal es el caso de «Geoffrey Mutai, quien tuvo una infancia terrible que lo llevo a superar grandes adversidades gracias a la dureza de su carácter». Desde esta perspectiva hay ciertos componentes psicológicos y sociales que impactan en la manera de encarar retos como estos.


"Entrena duro, corre a intervalos, escucha tu cuerpo, bebe muchos litros de té, duerme más..." Esas son algunas de las lecciones que el propio Ed Caesar ha extraído de su cuerpo a cuerpo con los corredores kenianos, que le han contagiado el bicho del running.


Según el autor los 42k «Es una carrera de un enorme poder simbólico. Ninguna otra prueba atlética tiene ese origen mítico, si nos remontamos a la historia de Filípides. Es la prueba definitiva de la resistencia y el tesón».


Y «¿por qué es tan importante bajar de dos horas?». Caesar lo desmitifica: «El logro no tendrá ningún significado. Completar la carrera en menos de dos horas, empleando únicamente el talento innato, sería desde luego una hazaña excepcional de velocidad, fortaleza mental y resistencia. La distancia en sí misma es una cosa aleatoria y difusa, que no se fijó hasta 1921. Lo que importa es realmente su valor metafórico».


«Todo el que corre un maratón lo hace contra su propios límites, y de hecho la plegaria en la salida de Geoffrey Mutai no es para ganar la carrera, sino para poder terminarla», recalca Caesar, que alterna en su libro la historia humana con la proeza atlética y la proyección científica. En este punto, sin dudas cada corredor le otorgara un valor único y particular al desafió que se auto infringió.


Establecer dos horas, cómo tiempo de marca, ronda desde 1991, cuando se habló de los factores de un hipotético maratoniano (capacidad pulmonar, umbral de lactato, economía de carrera) y llegó matemáticamente a la conclusión de que la fatídica distancia podría correrse en 1 hora, 57 minutos y 58 segundos. El debate en la comunidad científica ha ido más allá, ya que existen investigaciones que establecen que la barrera caerá entre 2029 y 2032.


En la Universidad de Birmingham, la cuenta atrás para el primer maratón por debajo de las dos horas ha comenzado ya, con la meta puesta en cinco años. Existe un proyecto denominado Proyecto Sub 2, convencido de que el muro caerá de manera natural con la mejora de la nutrición, de la ciencia y de la preparación de los atletas. Un grupo de investigadores trabajan en esto, en un centro de entrenamiento en Kenia, basados en sostener que la ciencia puesta al servicio del estudio del entrenamiento, biomecánica, medicina, nutrición personalizada, fisioterapia y todo tipo de factores, harán que esto pronto suceda.


«El Proyecto Sub 2 es una gran idea en teoría, pero veremos si llega a funcionar en la práctica», concluye Caesar. «En el fondo, hay muchos intereses en juego para mantener el maratón exactamente en su estado actual.


Por ahora todo esto es objeto de estudios y preocupación, la que sucede en ámbitos fuera del común de los mortales, cuyos planes, metas y valores metafórico o simbólico pasa por cuestiones mas banales y simples cómo calzarse una zapatillas y salir a correr.

18 vistas